La propiedad de una vivienda en España ha estado gravada durante muchos años. El impuesto sobre bienes inmuebles (IBI), que grava la posesión de una casa, es el único tributo en el sistema fiscal español cuya recaudación nunca ha caído. Cada año aporta más de 10.000 millones de euros a las arcas públicas. Por eso, la reforma fiscal propuesta por la comisión de expertos apuesta por subir el IBI. Y todo apunta a que el gobierno incluirá algún tipo de subida en este impuesto.

Hoy en día el IBI es el cuarto impuesto por recaudación del conjunto del sistema tributario, sólo por detrás del IRPF, el IVA y el Impuesto sobre Sociedades. Por eso resulta un impuesto suculento para los políticos. El informe de los sabios elegidos por el gobierno propone un "catastrazo" aunque el presidente de la comisión, Manuel Lagares, rechace esta palabra. El IBI se basa en el valor catastral de la vivienda y se mueve entre el 0,4% y el 1,1% en función del municipio (se trata de un impuesto municipal).

La comisión de expertos propone mejorar el valor catastral de los inmuebles y acercarlos al valor de mercado, lo que significaría un aumento de la base imponible del impuesto.

Además, apuesta por mantener un tipo de gravamen algo inferior al 1%. esto supondría que los valores catastrales prácticamente se duplicarían y en definitiva habría una subida fuerte del IBI.

Todo apunta, tal y como subraya el diario Cinco Días, a que la reforma fiscal del gobierno incluirá algún tipo de subida en el IBI aunque no de la magnitud que proponen los expertos. En 2012 el gobierno dejó la puerta abierta a que los ayuntamientos aplicaran el gravamen a inmuebles singulares que hasta ahora estaban exentos.

Arxiu de notícies