El Gobierno ha materializado una de las medidas económicas que ha despertado más expectación en los últimos meses: la mayor subida del salario mínimo interprofesional (SMI) en más de 40 años.

El Consejo de Ministros del pasado 21 de diciembre dio luz verde a una subida del 22,3% del salario mínimo, hasta situarlo en 900 euros al mes. En principio, la medida debería beneficiar a miles de trabajadores, aunque los expertos sostienen que la entrada en vigor tendrá más riesgos que ventajas. Repasamos las claves de la medida:

1. Qué es el SMI

El salario mínimo interprofesional es la cuantía mínima que recibe un trabajador por una jornada legal de trabajo, independientemente de la edad, el sexo o el tipo de contrato. Se creó en 1963.

2. En qué momento entra en vigor y cómo queda

La subida, que ya ha sido publicada en el BOE, será efectiva el 1 de enero. A partir de entonces estas serán las cuantías a aplicar en términos generales:

SMI día: 30 euros

SMI mes: 900 euros

SMI año: 12.600 euros

En el caso de los empleados eventuales, el SMI diario será de 42,62 euros, mientras que los empleados del hogar tendrán un SMI por hora de 7,04 euros.

3. El impacto en la base de cotización

Con la subida del SMI, sube también la base mínima de cotización a la Seguridad Social, que pasará de situarse en los 858,6 euros actuales a 1.050 euros. En el caso de la base máxima, el alza del 7%, hasta quedarse en 4.070 euros.

4. A quién beneficia

Los datos de la Seguridad Social apuntan a que hay casi 1,33 millones de trabajadores en España que cobran entre 858,6 y 1.050 euros, lo que les sitúa como grandes beneficiados, según el Gobierno. Destacan los empleados ligados al comercio, la hostelería, la Administración Pública, los servicios administrativos y auxiliares, y los servicios sanitarios y sociales. Otros cálculos estiman que el número de beneficiarios se situará en 1,2 millones de personas, mientras que el Gobierno habla de 2,5 millones de beneficiarios, de los que 1,3 millones son del régimen general sin sistemas especiales; entre 750.000 y 800.000 del sistema especial agrario y el resto (400.000 personas), empleados del hogar.

5. Cuánto ‘cuesta’ la subida y qué se busca con ella

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) calcula que el aumento de las remuneraciones rondará los 700 millones de euros. Por otro lado, el Ejecutivo cree que la subida del SMI impulsará los ingresos públicos en unos 1.500 millones de euros.

Además de mejorar la recaudación, el Gobierno sostiene que la medida “tiene como objetivo prevenir la pobreza en el trabajo, aumentar el nivel de vida de las personas peor retribuidas, como mujeres y jóvenes, y fomentar un crecimiento salarial más dinámico, en línea con las recomendaciones internacionales y con el incremento mínimo de convenio pactado por los interlocutores sociales en el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva”. Todo ello sin olvidar que “contribuye a garantizar la sostenibilidad del Sistema de la Seguridad Social y reduce, además, la brecha salarial de género, -ya que afecta a un 56,74% de mujeres frente a un 43,26% de hombres-, y en consecuencia, la brecha de género en pensiones”.

6. Cuáles son los riesgos

Economistas, organismos y expertos del mercado laboral llevan semanas insistiendo en los riesgos que puede traer consigo este repunte del salario mínimo. A pesar de que es una medida que se basa en buenas intenciones, el repunte podría tener un impacto sobre la inflación, mientras que los expertos creen que se podrían frenar las nuevas contrataciones (sobre todo de trabajadores poco cualificados), que no está claro que vaya a aumentar la recaudación y que podría impulsar la economía sumergida. Para los expertos, toda subida del salario mínimo debe venir acompañada de un incremento similar de la productividad para ser beneficiosa y efectiva.

Pero tal y como lo ha planteado el Gobierno, se prevé que muchas pequeñas empresas reorganicen las horas de su plantilla y que vean mermada su capacidad de realizar nuevas contrataciones. Además, alertan de que muchas personas podrían perder las ayudas públicas que reciben, ya que la subida del SMI podría conllevar que los receptores rebasen los límites legales.

Desde la Seguridad Social también han alertado que la subida del salario mínimo puede suponer un freno a la creación de empleo en algunos sectores, mientras que el Banco de España ha reducido en tres décimas su previsión de crecimiento, hasta situarlo en el 1,6% interanual.

 

Artículo publicado en: Idealista.com

Newsletters

Subscriu-te a la nostra Newsletter i rep informació d'interès i promocions

Arxiu del Blog