El euríbor a doce meses, el indicador de referencia para la mayoría de las hipotecas en España, parece no tener intención de tomarse un descanso en su racha bajista. A falta de unas horas para que se despida del décimo mes del año, todo apunta a que renovará sus mínimos históricos.

Los datos de mercado apuntan a que la media mensual ronda el 0,13%, lo que significa que marca distancias respecto al nivel en el que cerró septiembre (0,154%), que es el mes que todavía ostenta el récord a la baja.

Si finalmente el euríbor consigue acabar octubre en esos niveles, todos aquellos hipotecados que tengan que revisar de forma anual su préstamo hipotecario se llevarán una grata sorpresa: su cuota mensual va a abaratarse, de media, entre un 2% y un 3%.

Por ejemplo, quien deba actualizar una hipoteca de 200.000 euros a 25 años y le queden pendientes de pago 24 años, se podrá ahorrar unos 20 euros al mes o, lo que es lo mismo, 240 euros al cabo de doce meses.

El ahorro será algo mayor para aquellos que contrataran una hipoteca a un plazo superior. Por ejemplo, a 40 años. Siguiendo el ejemplo anterior y tomando como referencia esos 200.000 euros y una vida del préstamo pendiente de 39 años, el ahorro puede alcanzar los 23 euros al mes y los 276 euros a lo largo de un año.


Cae un 60% en lo que llevamos de año

El euríbor ha bajado en nueve de los diez primeros meses del año. La única excepción se produjo en julio cuando, por sorpresa, subió levemente. Pero, de nuevo, ha vuelto a la senda bajista y encadena tres meses consecutivos de descensos.

Como consecuencia de la tendencia que ha seguido a lo largo del ejercicio, el indicador se ha desplomado un 60% en lo que llevamos de 2015, tras pasar del 0,328% en el que terminó 2014 al 0,13% que ha marcado de media en octubre.

Además, todo apunta a que podemos ver nuevas caídas próximamente (en los últimos cuatro días ha estado por debajo del 0,12%), ya que el mercado descuenta que el Banco Central Europeo (BCE) ampliará el programa de estímulos extraordinario que activó en el mes de marzo y que consiste en comprar cada mes cerca de 60.000 millones de euros en deuda pública y privada.

Este plan, bautizado como QE, está presionando a la baja la rentabilidad de todos los activos, incluido la del euríbor. Y, según ha dejado entrever el organismo monetario en sus últimas reuniones, todo apunta a que podría ampliarlo ya sea en tiempo o en cuantía. Habrá que esperar a las próximas citas de la autoridad monetaria para saber si, finalmente, el guardián del euro saca más artillería pesada y el euríbor sigue dando alegrías al bolsillo de miles de hipotecados.

Fuente: Idealista.com

Archivo de notícias