El verano se acerca y, debido a la situación actual, las búsquedas de piscinas desmontables se han disparado. Ante la inquietud sobre si se podrá ir a las piscinas públicas o cuáles serán las condiciones, muchas personas se están planteando poner una en casa. Si no eres una de las personas afortunadas que tienen un jardín con espacio para una y estás pensando en instalar una piscina desmontable en tu terraza o balcón, hay una serie de cuestiones que tienes que tener en cuenta.

Lo primero de todo, hay que hacerse una pregunta: ¿es posible instalar una piscina en una terraza o balcón? A nivel legal no existe ningún impedimento para la colocación de piscinas desmontables o hinchables en estos espacios. Si bien es cierto que, si se va a ubicar en una terraza comunitaria, es necesario contar con el permiso de la comunidad de vecinos.

Pero, más allá del marco legislativo, también es pertinente saber si la infraestructura del edificio está preparada para ello. En este sentido, durante los últimos días, Colegios de Arquitectos Técnicos han alertado sobre los riesgos que existen.

Por ejemplo, en función de la antigüedad del bloque, el forjado de la terraza o de la azotea tendrá mayor o menor capacidad de sobrecarga. Si se trata de un edificio de reciente construcción, previsiblemente tendrá una capacidad de 200 kilos por metro cuadrado. Esta cifra, traducida a la altura de una piscina, supondría poder llenarla hasta 20 centímetros.

Aunque, a priori, tu edificio sea relativamente nuevo y tenga esta capacidad, lo más recomendable es consultar a una persona experta puesto que es quien podrá determinar con seguridad si se cumplen los requisitos.

Cuatro aspectos que hay tener en cuenta antes de instalar una piscina desmontable

Aparte de estas cuestiones, antes de lanzarse a la instalación de una piscina, hay otros aspectos que no se pueden pasar por alto:

  • Espacio disponible en la terraza. Además de asegurarse de cumplir los requisitos en cuanto al peso que la terraza puede soportar, antes de elegir una piscina desmontable hay que cerciorarse de que sus dimensiones se adaptan al espacio disponible.
  • Peso añadido de los bañistas. Cuando se trata de calcular el peso que va a soportar la terraza, hay que pensar más allá del agua ya que el peso de los bañistas también suma. No es lo mismo que vaya a bañarse un niño que una persona de más avanzada edad.
  • Normas de seguridad de las piscinas. Si se va a instalar una piscina en una terraza o balcón, por pequeña que sea, hay que tener presentes las normas de seguridad. Por ejemplo, si va a haber niños en el agua es importante estar vigilando de cerca.
  • Mantenimiento de la piscina. Aunque se trate de piscinas desmontables, realizar las labores de mantenimiento es imprescindible. Antes, durante y en el momento de recogida hay que cuidar la instalación por pequeña que sea.

En definitiva, antes de tomar la decisión de adquirir una piscina desmontable, lo recomendable es acudir a un experto que asesore en la viabilidad o no de su instalación. Y, si finalmente no es posible, siempre podrás mirar desde tu sofá piscinas que quitan el hipo o, por qué no, buscar una casa con piscina.

 

Artículo publicado por Fotocasa

             

 

Newsletters

Súscribete a nuestra Newsletter y recibe información de interés y promociones

Archivo del Blog