La llegada del frío y el escaso mantenimiento por parte del usuario de instalaciones de gas, hace incrementar el número de visitas de técnicos al domicilio en un 25%.

En 2018 se realizaron cerca de 400.000 inspecciones en la Comunidad de Madrid, de las cuales en torno al 15% presentaron deficiencias. “Muchos de los fraudes ocurren con ocasión o aprovechando la obligatoriedad que se tiene de cumplir con la normativa en materia de inspecciones o revisiones de gas”, señalan desde la Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía (AGREMIA).

“Una de las anomalías más habituales es que la caldera no disponga de un orificio en la chimenea de salida para medir los humos de la combustión, esto es, el monóxido”, comenta esta asociación. En este caso, añade, “no pasas la inspección y tienes seis meses para reparar la caldera o pueden cortarte el gas”.

Desde Agremia recomiendan seguir esta serie de consejos para contribuir a la desaparición de los conocidos como fraudes en las revisiones de gas:


1. Mantener los aparatos a gas en correcto estado de seguridad

Realizando para ello el mantenimiento obligatorio y recurriendo a la empresa instaladora de confianza. En el caso de calderas individuales domésticas murales (hasta 70 kW) se deberá revisar toda la instalación cada dos años y en el caso de más de 70 kW el mantenimiento será anual.

Los calentadores a gas de hasta 24,4 kW deberán mantenerse obligatoriamente cada cinco años y el mantenimiento deberá comprender la totalidad de la instalación. Para los de más de 24 kw y hasta 70 kW este mantenimiento se llevará a cabo cada dos años.


2. Si se estropea la caldera, se debe recurrir a empresas habilitadas

El Ministerio de Industria dispone de un buscador de empresas instaladoras donde se puede consultar si la empresa está habilitada. En la Comunidad de Madrid, Agremia pone a disposición de los usuarios un buscador de empresas legalmente habilitadas para realizar estas operaciones, adheridas al sistema de arbitraje de consumo y que han firmado el Código ético de la Asociación.


3. El presupuesto

Antes de una reparación, es obligatorio que la empresa ofrezca un presupuesto. En su defecto, se deberá autorizar la reparación mediante una Orden de Trabajo en la que expresamente el cliente renuncie al presupuesto previo.


4. El derecho a la factura

Una vez realizada la reparación, el usuario tiene derecho a una factura detallada con los datos de la empresa, de la instalación, así como el desglose de los precios de los materiales utilizados y del resto de los conceptos facturados como mano de obra, desplazamiento, etcétera. En la factura deberá constar además el plazo de garantía de las operaciones realizadas.


5. Ante coacciones…

Nadie puede coaccionar al cliente a sustituir, reparar o realizar una inspección de la caldera. Si es el caso, se recomienda avisar a la Policía.

 

 

Artículo publicado en: Fotocasa.es

Newsletters

Súscribete a nuestra Newsletter y recibe información de interés y promociones

Archivo del Blog