Ya sea en tu hogar, en la casa de la familia en el pueblo donde te vas de fin de semana o en algún alojamiento rural de escapada con los amigos, puede que no tengas ni la cobertura necesaria para realizar llamadas ni la conexión a internet adecuada para ver el último capítulo de tu serie favorita. Te damos unos consejos para mejorar la señal wifi en casa repetidores, amplificadores y ‘routers’ más potentes.

Puede que, justamente, tu habitación se encuentre en ese punto muerto en el que no puedes ni hablar con nadie por teléfono, ni siquiera escribir un mensaje de WhatsApp para decir que has llegado bien. Para evitar que esto ocurra, cada vez existen más alternativas que replican la señal wifi para que llegue a todos los rincones de la casa.

Una de las medidas más usuales para tratar de resolver estos contratiempos y conseguir que no haya zonas sin internet en casa son los repetidores. Estos dispositivos, como el resto de aparatos de nuestro hogar, han ido evolucionando con el tiempo para ser cada vez más pequeños, más sofisticados y para pasar más desapercibidos entre el resto del mobiliario. Su función es bien sencilla: se encargan de replicar la señal del ‘router’ wifi y de que no tengamos problemas de conexión.

Configurar estos dispositivos nunca será una excusa para no hacerte con ellos, puesto que son muy fáciles de instalar. Lo que sí debemos saber es que, si el ‘router’ y el repetidor no se encuentran demasiado alejados, puede existir un punto en el que la señal de ambos coincida. No debemos olvidar que ambos dispositivos emiten su señal en 360 grados, por lo que, en caso de que tal cosa ocurra, al enviar cierta información desde nuestro ‘smartphone’, por ejemplo, esta llegará primero al ‘router’ y luego volverá a ser enviada a través del repetidor. Un detalle sin demasiado importancia que no debe echarnos para atrás.

Con este mismo propósito podemos recurrir también a los amplificadores de señal, que se encargan de incrementar la señal wifi original para que el alcance sea mayor, o por un sistema PLC, que lo que hace es aprovechar la instalación eléctrica de casa para llevar el acceso a internet desde el ‘router’ hasta las distintas habitaciones.

Otra alternativa: comprar un ‘router’ más potente

Antes de recurrir a medidas más drásticas, los más manitas seguramente apuesten por cambiar la ubicación de su ‘router’ para así conseguir que la señal wifi llegue mejor a todas las partes de la casa. Sin duda, esta es otra buena opción si conseguimos que esté próximo a aquellas habitaciones donde más uso hacemos de internet.

Sin embargo, puesto que no todos somos muy hábiles cuando se trata de tirar de taladro, es conveniente valorar otras alternativas. Antes de realizar la inversión en unos repetidores o en amplificadores, podemos probar a comprar un ‘router’ con mayor alcance y potencia que el que nos instaló la compañía telefónica con la que hayamos contratado nuestra línea.

Con estos dispositivos ocurre lo mismo que con los repetidores wifi: son muy sencillos de configurar y no tendremos ningún problema. Lo que sí habrá que hacer a la hora de adquirir un nuevo ‘router’ es repasar las especificaciones, para tratar de saber cuál se adapta mejor a nuestras necesidades. Es importante prever cuántos dispositivos puede haber conectados en casa al mismo tiempo, para así apostar por un procesador con más o menos cantidad de ‘megas’ de RAM. Por ejemplo, con 512 ‘megas’ en la CPU podremos conectarnos a internet unos cuatro usuarios sin sufrir cortes.

Otros detalles a los que tendremos que prestar atención serán los distintos puertos y conexiones que tienen los diferentes modelos. A día de hoy, lo habitual es encontrar dispositivos con al menos cuatro puertos Ethernet a 1 Gbps (‘giga’ por segundo). Si vemos alguno que todavía ofrece 100 Mbps (‘megas’ por segundo), debemos desecharlo de inmediato.

Una opción por la que se decantarán muchos de los que vayan a hacerse con un nuevo ‘router’ para tratar de mejorar la conexión en su hogar es el nuevo Google Wifi. El dispositivo ha llegado recientemente a España y permite crear una conexión wifi en malla, con un equipo principal y distintos satélites que permiten llevar internet a todos los rincones de la casa. Una alternativa también muy tentadora si queremos ver los vídeos de Facebook, las fotos de Instagram o nuestras series de Netflix mientras nos movemos y en cualquier parte, sin ningún corte.

¿Y si no hay cobertura?

Puede ocurrir que en el lugar en que te encuentres, aunque haya wifi, la cobertura para hacer una llamada desde el móvil no sea suficiente como para mantener una charla sin cortes. Todos hemos estado en un pueblo o alguna zona oscura de las operadoras en las que el teléfono se queda sin rayitas. Para solventarlo, siempre podemos recurrir a ‘apps’ como WhatsApp, Skype, Viber o Hangout para hacer videollamadas, pero en el caso de que no queramos tirar de esto, hay otra opción de la que no todo el mundo es consciente: también podremos realizar una llamada telefónica aprovechando el wifi. Se conocen como ‘wifi callings’ o llamadas vía wifi.

Este tipo de comunicación no tiene nada que ver con las aplicaciones mencionadas de mensajería. Se trata simplemente de llamadas como las que se hacían antaño, solo que en vez de recurrir a la señal de teléfono se realizan a través de wifi. Es un servicio que ofrecen algunas operadoras, en algunos casos mediante el pago de una mensualidad y en otros de forma gratuita.

Para posibilitarlo, lo que hacen las compañías telefónicas es utilizar los distintos ‘routers’ que hay cerca del lugar de la llamada como si de una antena de telefonía móvil se tratase. No hay que instalar ninguna aplicación ni es necesario que quien se encuentre al otro lado del teléfono tenga conexión wifi. Basta con que nosotros estemos conectados y tengamos contratado este servicio para poder recurrir a este tipo de llamadas.

 

Artículo publicado en: Idealista.com

 

Newsletters

Súscribete a nuestra Newsletter y recibe información de interés y promociones

Archivo del Blog