El beneficio de recibir un porcentaje de las facturas domésticas no es muy grande y las condiciones no son ventajosas, pues obligan al cliente a contratar y vincularse con otros productos.

¡Ni televisores HD ni baterías de cocina! La mejor oferta que puede realizar un banco al abrir una cuenta con ellos es devolver un porcentaje de los recibos de los suministros del hogar. Sin embargo, en los últimos años son pocas las entidades que lo brindan. Por lo general, lo hacen de forma puntual y para nuevos clientes y las bonificaciones han descendido. En la actualidad, como se recoge en este artículo, varían entre el 1 % y el 3 % del dinero de esas facturas. Además, se exigen unos ingresos mínimos, así como tener tarjetas con la entidad.

Un estudio de la web Ofertia.com señala que los españoles pagamos en 2017 una media de 242 euros de luz y gas natural cada mes: en concreto, 67,63 euros en el caso de la electricidad y 174,49 euros en la factura de gas. Si a ello unimos el teléfono y el recibo del agua, no es de extrañar que muchos ciudadanos decidan acogerse a las ofertas de las entidades que reintegran un porcentaje de las facturas de los suministros del hogar. De hecho, este es, además, uno de los principales reclamos de la banca para captar nuevos clientes, aunque cada vez lo practica menos. ¡Y toda cara tiene su cruz! Para poder beneficiarse de estas devoluciones hay que cumplir una serie de condiciones, como ingresar la nómina o tener tarjeta de la entidad y realizar un número determinado de movimientos con ella.

¿Qué recibos se bonifican y cuánto me dan?

Las entidades ya no ofrecen de manera mayoritaria, como hace unos años, el reintegro de un porcentaje de los recibos. Ahora, Santander, Sabadell y COINC son de las pocas que mantienen este tipo de productos, y con un reintegro que ronda el 1 %, o con devoluciones máximas anuales bajas y poco atractivas. En la mayoría de los casos, además, "se trata de un gancho para atraer a nuevos clientes", señala Javier Prieto, responsable de contenidos de ComparaBancos.es.

 

La mayoría de las entidades que brindan este beneficio "bonifican los recibos básicos: agua, luz, gas, teléfono, Internet... pero depende del banco", explica Maica López, responsable de comunicación y contenidos de CrediMarket.

Así lo indica también Jan-Douwe Gaastra, director comercial de Netcapital, quien añade que la Cuenta 123 del Santander, por ejemplo, también devuelve una parte proporcional de los impuestos locales o cuotas en educación (guarderías, colegios, institutos o universidades). Y, además, hay algunas entidades bancarias "que premian con mayor porcentaje los recibos destinados a cuotas en ONG", agrega el también propietario de webs comparadoras financieras en varios países.

Solo para nóminas domiciliadas

¿Hay que tener ingresos fijos? Sí. Cada entidad establece sus requisitos en función de sus políticas de condiciones pero, habitualmente, devolver un porcentaje de las facturas está vinculado a la domiciliación de unos ingresos recurrentes y justificados, "como podría ser una nómina", puntualiza Maica López, si bien en ocasiones se permiten también traspasos procedentes de otros bancos. Esto, por lo general, va de la mano de un número mínimo de recibos, "entre dos o tres, según el banco", asegura la responsable de CrediMarket.

 

¿Debo tener un mínimo de dinero en la entidad? En ocasiones se puede pedir que haya una cantidad mínima en la cuenta, que "suele superar los 600 o 700 euros al mes", señala Gaastra. La responsable de CrediMarket eleva esta cifra a 900 o 1.000 euros mensuales, "o que el saldo que haya en cuenta se mueva entre unas cantidades concretas de 3.000 a 10.000 euros, por ejemplo".

También es muy común que, además de que la devolución sea de un porcentaje concreto de los recibos (entre un 1 % y un 3 %), haya un importe máximo de retorno, que puede ser mensual o anual.

Un beneficio vinculado al uso de la tarjeta

Para poder recibir un porcentaje mínimo de las facturas de los suministros del hogar, el banco obliga también a tener algunos productos más con ellos. Este, en concreto, es un beneficio asociado a las cuentas nómina, "y estas acostumbran a llevar vinculadas tarjetas de débito y crédito", comenta Maica López.

Y en la mayor parte de las ocasiones, según indica Javier Prieto, se obliga, además, a la realización de un número mínimo de abonos con tarjeta, al pago de una cuota por la misma y a recibir toda la documentación del banco solo por vía electrónica.

 

¿Se declaran a Hacienda las bonificaciones?

¿Hay que declarar por estos porcentajes que da el banco? La respuesta es sí. Las devoluciones de un porcentaje de los recibos del hogar son bonificaciones y, a efectos fiscales, se consideran rendimientos de capital mobiliario. Así, el banco practicará las retenciones oportunas que, como no superan los 6.000 euros anuales, serán del 19 %.

 

Artículo escrito por: Blanca Álvarez

Newsletters

Súscribete a nuestra Newsletter y recibe información de interés y promociones

Archivo del Blog